A través de estas fotos podéis ver como es un día de trabajo, concretamente el día antes de partir al concurso de vacuno pirenaico de Elizondo, que se celebró los días 20, 21 y 22 de septiembre.

Como se puede apreciar, el trabajo se hace muy duro pero lo llevo lo mejor que puedo gracias a la ayuda de mi aita y mis hermanos, y sobre todo gracias a que el mundo que gira alrededor de la vaca pirenaica es mi pasión desde pequeño.

La feria pretendía «rescatar del olvido el carácter ganadero y comercial de la villa y contribuir a reanimar la economía local y comarcal con esta propuesta de venta directa tradicional adaptada a los nuevos tiempos».

Todos nos vimos sorprendidos de la buena acogida por parte del público y gracias a ello nos hemos asegurado que la iniciativa continúe desarrollándose en los próximos años, con más oferta si cabe.

La feria, que se desarrolla durante los días 20, 21 y 22 de septiembre, es el mejor momento del año, cuando te juntas con amigos que sienten la misma pasión que tu, cuando comes, bebes y te relacionas en torno a conversaciones que siempre giran al mundo del vacuno pirenaico. Son tres días que se hacen cortísimos.