Entorno natural

La granja Aralarko está situada en el valle navarro de Sakana en una zona natural muy estratégica a escasos 20 kilometros de Pamplona, 60 de San Sebastián y 140 de Bilbao.

Entre la sierra de Aralar y el Parque Natural de Urbasa-Andía, el valle de la Sakana ocupa una extensión aproximada de 306 kilómetros cuadrados. Una comarca bañada por el río Arakil y enmarcada por espectaculares montes repletos de hayedos y robledales como el Beriain-San Donato o la Trinidad.

Este territorio engloba tres zonas históricas: La Burunda, Aranatz y el valle de Arakil. Entre sus municipios y concejos destacan Altsasu/Alsasua, Etxarri-Aranatz, Uharte-Arakil, Irurtzun, Lakuntza, Bakaiku, Arbizu y Olazti/Olazagutía.

En cualquiera de estas poblaciones -con siglos de tradiciones, historia y arte a sus espaldas- encontrará las viviendas tradicionales de la zona en las que se mantienen sillares a la vista en esquinas y ventanas y blasones en sus fachadas. Además, todas ellas son una buena parada para descansar, deleitarse con su singular gastronomía, adquirir productos artesanales en mercados semanales o practicar senderismo y montañismo por paisajes de ensueño.

Para empezar el recorrido por la Sakana, es recomendable una visita a la Oficina de turismo del valle. Instalada en una locomotora, recientemente rehabilitada, recuerda el pasado ferroviario de la comarca.

Paisajes inolvidables, coquetos caseríos, bellas iglesias románicas como la de Santiago Itxasperri en Egiarreta con su contundente espadaña, buena gastronomía, tradiciones convertidas en fiesta y abundantes servicios. Así se resume la esencia de la Sakana. Un corredor que discurre paralelo a la A-10 de Irurtzun a Vitoria y que está protegido por el norte por la sierra de Aralar y por el sur por el Parque Natural de Urbasa-Andía. Ambos paisajes ofrecen numerosas excursiones a los aficionados al montañismo y al senderismo.